La Victoria A’i Cofán de Sinangoe
Selecciona un idioma:
Selecciona un idioma:
Estudios de Caso

La Victoria A’i Cofán de Sinangoe

Caminos de ResistenciaSerie de Estudios de Caso

Este estudio de caso presenta cómo la comunidad de Sinangoe, ubicada en la provincia de Sucumbíos en Ecuador, desarrolló e implementó, en colaboración con socios clave, una serie de estrategias (de vigilancia y monitoreo territorial comunitario con el uso de tecnología, recolección de evidencia, litigios estratégicos, comunicaciones internas y externas e incidencia) que resultó en una decisión legal positiva para la protección de la autodeterminación del pueblo indígena A’i Cofán y de sus derechos territoriales.

1. Video del Estudio de Caso

2. El Estudio de Caso en Pocas Palabras

3. Lee el caso completo aquí

Información Básica

Pueblo Indígena: A’i Cofán 
Ubicación: Comunidad de Sinangoe, Provincia de Sucumbíos, Ecuador. Situado en las orillas del río Aguarico, y en los límites del Parque Nacional Cayambe Coca
Área: 55,000 hectáreas de bosques mayormente vírgenes
Población: 38 familias
Actividades Pesca, caza, artesanía
Gobernanza: Decisiones tomadas colectivamente a través de asambleas comunitarias

Socio de TOA involucrado: Sinangoe es una aliada de Alianza Ceibo.

3.1. Contexto y Desafíos

  • El territorio indígena A’i Cofán de Sinangoe, ha sido invadido por mineros, madereros, cazadores y pescadores ilegales durante muchos años. La comunidad solicitó varias veces acciones gubernamentales, pero no se presentó ninguna solución.
  • En enero de 2018, el gobierno ecuatoriano otorgó decenas de concesiones dentro del territorio ancestral de los A´i Cofán, sin consulta previa ni comunicación con la comunidad. En su momento, Sinangoe presentó una queja ante las autoridades provinciales y nacionales, sin embargo, no recibieron ninguna respuesta.
  • En julio de 2018, la comunidad abrió un juicio contra el Ministerio del Ambiente, el Ministerio de Energía y Recursos Naturales no Renovables, la Agencia de Regulación y Control Minero (ARCOM) y la Secretaría del Agua (SENAGUA) por las violaciones del derecho de los pueblos indígenas a una consulta previa; del derecho a un medio ambiente sano; del derecho al agua, la alimentación, la salud y la vida; y de los derechos de la naturaleza. El juez falló a favor de la comunidad, sin embargo, los Ministerios apelaron de inmediato el fallo. Así, el juicio fue luego elevado al Tribunal de la Corte Provincial de Sucumbíos, en septiembre de 2018.
  • Durante este período (julio – septiembre), la comunidad puso en marcha un conjunto de acciones y, el 6 de septiembre, 2018, la Corte finalmente se pronunció a favor de Sinangoe, suspendiendo definitivamente tanto las concesiones otorgadas como las bajo evaluación, liberando más de 32,000 hectáreas de bosque virgen de la amenaza de la minería y sentando un precedente histórico para los pueblos indígenas del Ecuador.
Comunidad A’i Cofán de Sinangoe.
Créditos: MapBiomas Amazonia

3.2. Estrategias: factores clave para superar los desafíos

La siguiente es una lista de factores clave para la victoria legal de Sinangoe contra el gobierno ecuatoriano. Algunos ya estaban implantados antes de la identificación del problema, y constituyeron una base importante para el caso (como el proceso de toma de decisiones a través de asambleas), mientras que otros se desarrollaron como parte de la estrategia ad-hoc.

La comunidad de Sinangoe presenta la decisión legal que favorece su autodeterminación y autonomía sobre sus tierras.
Créditos: Amazon Frontlines
  • Colaboraciones y Alianzas: Un factor clave de éxito fue el apoyo estratégico recibido de varias organizaciones. Alianza Ceibo (organización ecuatoriana sin fines de lucro compuesta por cuatro nacionalidades indígenas: A’i Cofán, Siekopai, Siona y Waorani) y Amazon Frontlines brindaron apoyo institucional y técnico / legal durante todo el proceso del caso, incluida la oficialización y capacitación de la Guardia Comunitaria, la revitalización de las tradiciones y del conocimiento ancestral de la comunidad, el desarrollo de capacidades en temas de derechos humanos e indígenas, y asesoría legal y de comunicación, entre otros. Digital Democracy apoyó a Sinangoe con asesoría técnica en mapeo territorial y la provisión de equipos tecnológicos. Por último, la voluntad política de la Defensoría del Pueblo de Ecuador en colaborar con el caso Sinangoe fue también un factor relevante para la victoria de la comunidad.
  • Gobernanza Comunitaria: Una característica clave para el éxito de este caso es la organización comunitaria, de la cual se deriva una estructura orgánica y la unión de la comunidad, además del liderazgo de los portavoces de Sinangoe en el contexto de la batalla legal. Los miembros de la comunidad de Sinangoe enfatizan la importancia de desarrollar una visión compartida sobre sus valores, la riqueza de su territorio, su conocimiento ancestral y su capacidad para valorar todo lo que tienen. Así, en base a ese compromiso y organización comunitaria se promovió también una fuerte conexión con los voceros del caso así como con socios de Alianza Ceibo y Amazon Frontlines, quienes tuvieron varios días de convivencia en la comunidad para conocer aún más las demandas y estrechar lazos con sus miembros. Además, la comunidad de Sinangoe trabaja permanentemente a través de convocatorias a asambleas para abordar eventos relevantes. Una vez que los monitores de la comunidad identificaron las actividades mineras en su territorio, presentaron la evidencia a la comunidad que, a través de una asamblea, decidió proceder con el litigio estratégico. Esta participación colectiva es la razón por la cual los líderes no tuvieron que motivar a la comunidad para llevar a cabo acciones, sino que todo lo que implementaron se basó en la iniciativa de los propios miembros de la comunidad. Esta estrategia fue particularmente importante, permitiéndoles obtener el apoyo y el compromiso de todos los miembros de la comunidad para con el caso legal de Sinangoe.
  • Establecimiento de su Propia Ley y Reglamento: En el marco de la Constitución del Ecuador (artículo 57, número 10), que establece que los pueblos indígenas pueden crear, desarrollar, aplicar y practicar su derecho propio o consuetudinario, en 2017, la comunidad de A’i Cofán desarrolló, con el apoyo de Alianza Ceibo, su propia Ley de Control y Protección del Territorio Ancestral A’I Cofán de Sinangoeuna necesidad identificada y parte de los pasos iniciales para dar respuesta estratégica al desafío que enfrentan en su territorio. La Ley regula lo que se les permite hacer o no a las personas externas a la comunidad en el territorio Sinangoe y, mientras se aplica sólo a la gente externa, se evita la necesidad de discutir cada caso individualmente y garantiza una comunicación clara de parte de los portavoces comunales sobre las reglas aplicadas para forasteros. El registro escrito de su Ley (una práctica inusual para ellos) también tiene como objetivo garantizar el reconocimiento gubernamental de sus propias normas. Finalmente, dicha Ley oficializó la creación de la Guardia Comunitaria, aunque Sinangoe ya promovía el monitoreo de su territorio como una práctica habitual antes de la creación de la Ley.
  • Monitoreo y Mapeo Territorial con el Uso de la Tecnología: La Guardia Comunitaria ha desempeñado un rol fundamental en la obtención de pruebas acerca de la destrucción de tierras que incluye la deforestación, la entrada de maquinaria pesada y la contaminación química en el río, entre otros impactos. Ellos fueron los que identificaron y presentaron la evidencia de los daños causados ​​por las concesiones mineras a la comunidad, que luego decidió colectivamente cómo responder. El establecimiento de protocolos de vigilancia y monitoreo permite a la Guardia Comunitaria llevar a cabo su trabajo de una manera más segura. También recibieron capacitación de Digital Democracy sobre cómo combinar su conocimiento ancestral con herramientas y sistemas tecnológicos durante sus actividades de patrullaje. 
  • Recolección de Evidencia: Durante sus patrullajes, la recolección de evidencia promovida por la Guardia Comunitaria se realiza a través de: instalación y monitoreo de cámaras trampa; registro en mapas de las coordenadas GPS de lo que encuentran; operación de drones; grabación de videos; monitoreo y mapeo digital a través del app Mapeo, entre otras actividades. En estos patrullajes, la Guardia documenta evidencia de invasiones de tierras y los daños causados ​​a sus bosques y ríos. Por ejemplo, han mapeado quiénes y cuántas personas ingresaron ilegalmente a su territorio, con la ayuda de las cámaras trampa. Asimismo, mapearon cómo una concesión minera destruyó quince hectáreas de bosque virgen y contaminó el río Aguarico.
  • Desarrollo de Capacidades en Derechos Humanos, Autodeterminación y Derechos Legales: Alianza Ceibo, con el apoyo técnico de Amazon Frontlines, promovió un programa intensivo de capacitación para miembros comunitarios, que abarcó cuestiones legales, así como procesos de resistencia no violenta. El objetivo era empoderar a las personas de las comunidades indígenas, de modo que las iniciativas propuestas surgieran de aquellos que conocen mejor sus problemas. Como resultado, Alianza Ceibo comenzó a presentar propuestas a Amazon Frontlines para iniciar acciones legales que podrían ser tan simples como solicitar información al gobierno o tan complejas como el caso Sinangoe. En este proceso, destaca la importancia de identificar el formato de capacitación más adecuado; por ejemplo, al principio, antes de crear este programa intensivo de capacitación, se promovieron talleres de uno a tres días, que resultaron ser insuficientes.
La Guardia Comunitaria de Sinangoe combina conocimientos ancestrales y tecnología durante los patrullajes de vigilancia.
Créditos: Alianza Ceibo
  • Sensibilización Interna: Alianza Ceibo implementó una estrategia general para aumentar la sensibilización de las comunidades indígenas con las que trabaja sobre los daños y riesgos relacionados con las actividades extractivas, y ayudó a involucrar a las otras nacionalidades (Siekopai, Siona y Waorani) a la causa A’i Cofán. En conjunto, la estructura de gobernanza y el compromiso de las comunidades fueron clave para garantizar acciones mejor coordinadas, aumentar la presión social sobre las autoridades y obtener apoyo nacional e internacional, lo que condujo a un mayor impacto político a nivel nacional.
  • Incidencia y Campañas: Todas las semanas, el equipo legal y de comunicaciones de Alianza Ceibo y Amazon Frontlines se reunió con miembros de la comunidad que, como parte de la estrategia integral, acudieron a programas de radio, conferencias de prensa y protestas para hablar sobre sus propias experiencias y apelar a las emociones de las personas sobre los desafíos enfrentados: la narración personal tiene un atractivo más fuerte que un discurso legal que puede ser poco atractivo para la mayoría de las personas. A nivel nacional, la estrategia de comunicación de Sinangoe no se centró en el diálogo o la negociación con entidades gubernamentales, aunque no habían descartado la posibilidad de agotar todos los canales existentes. Sin embargo, el equipo identificó entidades estatales, como la Defensoría del Pueblo, con la voluntad política de luchar por la defensa de la Amazonía y la capacidad institucional para presionar al Poder Ejecutivo. Para sensibilizar al público nacional e internacional sobre la riqueza cultural y ambiental de Sinangoe, Alianza Ceibo y Amazon Frontlines contaron con redes sociales y páginas web dedicadas a concientizar y sensibilizar a las personas sobre el caso.
  • Movilización de Pueblos Indígenas: Durante el proceso de litigio, la comunidad de Sinangoe participó en varias movilizaciones denunciando, ante Ecuador y el mundo, la violación de sus derechos causada por la promoción de actividades mineras en su territorio. La organización de estas movilizaciones vinculadas a las acciones de comunicación, incidencia y campañas, es una estrategia usualmente aplicada por Alianza Ceibo y Amazon Frontlines, que genera un mayor impacto en la concientización y sensibilización. A partir de esas movilizaciones, los A’i Cofán de Sinangoe obtuvieron el apoyo de varias organizaciones nacionales e internacionales, lo que les dio la fuerza para continuar su lucha.
  • Litigio Estratégico: Aunque los procesos legales son únicos para los casos de cada comunidad, el litigio estratégico siempre debe ser el objetivo, ya que busca resolver un problema particular, a la vez de proporcionar una solución para todos los problemas similares. Por lo tanto, el caso legal de Sinangoe se desarrolló para servir también a las causas de otros pueblos indígenas que enfrentan amenazas similares. Los A’i Cofán basaron su estrategia en la premisa de que una acción legal es simplemente una herramienta más que debe ser complementada con otras estrategias. Además, todo el proceso legal se basó en un movimiento de base y fue conducido por personas de la nacionalidad A’i Cofán – que recibieron asesoría técnica específica para realizar esa función. Amazon Frontlines brindó la asesoría legal: no fue un abogado externo quien propuso el caso o presentó las acciones. De hecho, el caso legal fue impulsado por los propios representantes de la comunidad, que también participaron activamente en las acciones de presión a las autoridades. Finalmente, la estrategia de Sinangoe incluyó hacer que jueces, autoridades y periodistas conozcan los daños causados ​​por la minería in situ, lo que permitió al juez observar de primera mano (así como con la ayuda de drones) los impactos hechos por las retroexcavadoras en un corto período de operaciones. La combinación de todas esas estrategias fue clave para la victoria de Sinangoe en un período de tiempo relativamente corto (aproximadamente tres meses después de que se entabló la acción legal).
Recopilación de evidencias: la imagen del drone muestra el impacto de las concesiones mineras en el territorio de Sinangoe en dos semanas.
Créditos: Amazon Frontlines / Nicolas Mainville

3.3. Los Beneficios: Valor agregado e impactos del caso

  • Fortalecimiento del Monitoreo y Mapeo Territorial con el Uso de Tecnología: A través de la combinación del conocimiento ancestral y tecnología de punta, la Guardia Comunitaria tiene un gran sistema para monitorear y mapear su territorio. La recopilación de evidencias fue clave para la victoria de la comunidad frente al gobierno. Esa experiencia ha llevado a la Guardia Comunitaria a registrar en mapas (tanto físico como digital, utilizando el app Mapeo) los focos de vida silvestre, plantas medicinales, los caminos utilizados por sus abuelos, etc. Este registro ayudará a los A’i Cofán de Sinangoe en el proceso de titulación de su territorio, así como a comprender y valorar su memoria y herencia cultural, de gran importancia para la juventud. 
  • Participación de las Mujeres en el Monitoreo y Mapeo Territorial: A la fecha, una mujer ha sido entrenada y es miembro de la Guardia Comunitaria A’i Cofán, abriendo oportunidades para otras mujeres y para el propio sistema de la Guardia. La comunidad está de acuerdo en que la participación de las mujeres es fundamental, debido a la capacidad de las mismas para hablar con más calma y precisión con los invasores, y por sus capacidades organizativas. Por otro lado, para participar, las mujeres deben superar los desafíos de equilibrar este rol con otros roles típicos como los de madre y esposa. Alexandra Narváez, la primera mujer en integrar la Guardia Comunitaria, considera que: “Si hay una mujer que se siente más fuerte [para formar parte de la Guardia Comunitaria], entonces pienso: “Sí, yo también puedo hacerlo. Quiero hablar por mi territorio como hablan mis compañeras”y eso da una fuerza más en querer ser una guardia“.
Alexandra Narváez: la primera mujer en integrar la Guardia Comunitaria.
Créditos: Hivos
  • Unidad y Sinergias de la Comunidad: Como se mencionó anteriormente, la gobernanza de la comunidad de Sinangoe es colaborativa, con decisiones tomadas colectivamente a través de asambleas comunitarias. Sin embargo, el proceso de este caso y la victoria final han fortalecido el empoderamiento de la comunidad. También se observó la solidaridad fortalecida entre los A’i Cofán de Sinangoe y otras nacionalidades: a través de Alianza Ceibo y otros socios, los A’i Cofán están en constante coordinación para promover la movilización, acciones de incidencia e intercambios con otras nacionalidades, para compartir experiencias sobre estrategias de defensa territorial, apoyando en última instancia la protección de sus derechos territoriales y los de otros pueblos. 
  • Defensa de los Defensores: El papel de la Guardia y de los portavoces indígenas fue crucial durante todo el proceso de litigio, desde la recopilación de evidencias hasta las movilizaciones y las acciones de campaña. La mayor visibilidad sobre algunos de estos miembros de la comunidad también condujo a un reportado aumento de amenazas contra ellos. Este proceso evidencia la importancia de su rol y ha dado más argumentos para fortalecer las medidas de seguridad de los guardias, ya que enfrentan los mayores riesgos de violencia, especialmente durante las actividades de patrullaje. Alianza Ceibo ha seguido trabajando en la creación de redes para la defensa de los defensores que respondan a las crecientes amenazas en el territorio.
  • Legado Legal: El fallo del caso de Sinangoe estableció un precedente para casos futuros relacionados con violaciones de los derechos colectivos y daños al medio ambiente causados ​​por la minería y la contaminación de los ríos, y para todo lo relacionado con consulta previa, autodeterminación y autogobierno de comunidades indígenas en Ecuador. Fue elegido por la Corte Constitucional ecuatoriana para desarrollar jurisprudencia nacional sobre la violación sistemática del derecho a la autodeterminación. La comunidad de Sinangoe, en cooperación con Alianza Ceibo y otros socios, está en constante coordinación para garantizar el cumplimiento por parte del gobierno de la decisión legal en la práctica.

4. Cronología


Ver más sobre:

Instagram